martes, 28 de enero de 2014

Anomalía breve sobre los reversos.

A veces se esconde tu cara
en el reverso de la mañana
y no la veo.
y oigo tu voz  que me llama
en el reverso de la entrada
y no te creo.
A veces queda la mañana
en el reverso de tu cara
y la deseo.
Como a un viaje en enero.
No oigo nada y creo que finjo
en los delirios del reverso
que te tengo por aquí dándole besos
al reverso de otros besos.
Que no son tuyos ni míos los excesos
si no mugre del reverso de otros sexos
mas histéricos que el nuestro.
Y en cada parpadeo en que regresas
 intento estar allí reversa,
por si quieres hacerme dependiente
que me des la vuelta en ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario