domingo, 11 de agosto de 2013

A comer.


Hay muchas formas de comer, pero como nunca, nunca, nunca hay que hacerlo, es sin 'sexo' en la sobremesa.

Para mi el mundo era como un gigantesco plato
lleno de comida.
A veces se comía y a veces no, pero fuera como fuere, lo mejor de todo se cocía en la sobremesa, y para mi la sobremesa era el tiempo que transcurre desde que comes una vez, hasta que vuelves a hacerlo de nuevo, no necesariamente en la mesa.

En ese tiempo además de las cosas que necesitas hacer para sobrevivir (aparte de comer), como beber, dormir, suspirar, o tener hipo, puedes hacer dos cosas: la primera, es esperar desesperadamente a que algunas cosas salgan algo bien;la segunda, es pensar que el mundo es un gigantesco plato lleno de comida que compartir con gente que jamás querrías que se marchara en la sobremesa.