domingo, 17 de marzo de 2013

S.I.C



En una idiosincrasia del bombardeo tajante de la cera
consumiéndose en la luz

cuando puedo ver la sombra rigida del bolígrafo azul dirigiendo la orquesta
de esqueletos rotos
y el violinista reprimido, pierde los estribos
y los lanza contra sus compañeros,


saltan chispas de entre los despojos
de los cráneos inválidos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario