sábado, 19 de enero de 2013

Título de la entrada.


Dejo la mente tranquila y obtusa.
No he llegado nunca a salvo, ni sana,
pero no hay nada mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario